Crónicas del Kobetasonik desde el otro lado

Como bien ha comentado mi compañero LuBlue en la entrada anterior, sabemos que ha pasado ya una semana desde este magno evento, pero éstos vuestros redactores estaban en recuperación física y mental y además no terminábamos de ponernos de acuerdo en cómo hacerlo, así que… Cada uno va contando su experiencia.

Escenario izquierdo

Voy a contaros cómo viví el festival desde la zona VIP, a la que tuve acceso gracias a ser la dj de la discoteca metalera que se montaba en la carpa después de los conciertos.

El viernes, después de ver a Gotthard, mi amigo Sebas y yo junto con el otro dj -Ieltxu- emprendimos la subida a la zona VIP. O, más bien, podría calificarla de Paraíso del Metal.

Lo primero, reconocimiento del terreno: Una txozna (carpa-expendedor de bebidas en recipientes de plástico, propio de las fiestas) en lo alto de la colina, junto con sillas y mesas para degustar tranquilamente la consumición. Frente a la citada txozna, la carpa de camerinos. La entrada estaba formada por un hall bastante grande con sofás, pantallas gigantes para ver los conciertos que estaban teniendo lugar en ese momento y una barra de bar con café, galletas, caramelos y demás. A ambos lados del hall estaban los pasillos con acceso a los camerinos propiamente dichos.

Junto a los camerinos, la carpa de catering, donde había un excelente buffet libre con ensaladas, paella, macarrones, pollo, tarta, fruta y bebida, todo ello servido en mesas grandes redondas con mantel de tela, vasos de cristal y platos y cubiertos como en los restaurantes. Mando un saludo a Jesús y Arantxa, encargados del catering y clientes del Azzurro, por el trato recibido y lo bien que comimos. Seguro que los de Slayer y Shane Embury, guitarrista de Napalm Death -No me preguntéis qué hacía ahí- se lo agradecen tanto como yo, podríamos decir que no podían parar de comer.

catering

Al poco tiempo de llegar aparecieron los miembros de Gotthard, y tuve la ocasión de contarle a Steve Lee con mi inglés guachinero el por qué de que les tiren camisetas del Azzurro cada vez que vienen a Bilbao. Creo que también entendió que la última camiseta era mía, cosa que le hizo bastante gracia. La verdad que es una persona muy sencilla y cercana, daba gusto hablar con él.

Poco después llegaron los chicos de Gamma Ray, me dio pena no poder saludarles porque se les notaba que venían cansados y llevaban las maletas, así que no quise decirles nada. Ya había estado con ellos en su anterior concierto en Bilbao y son gente estupenda.

Después de tomar unos katxis en la campita decidimos bajar a ver a Judas Priest, juntándonos con los demás redactores del blog y clientes-foreros de MOD-PC y el Azzurro. Sólo puedo decir que ese rato me lo pasé de cine, estábamos todos bastante perjudicados y Halford para la edad que tiene está hecho un campeón, nos quedamos sin voz de corear las canciones. Después de Judas tocaban Slayer pero con gran dolor de corazón no pude verles, tenía que ir a cumplir con mis compromisos en la carpa-hangar.

Esa noche con la música tanto Ieltxu como yo lo pasamos casi sin enterarnos, había muy buen rollo y los que fueron participaron muchísimo. Como había unas máquinas de humo bastante potentes no veía bien a la gente, pero aun así la sensación de tener delante a 500 personas saltando a la vez es increíble.

Al día siguiente me levanté después de la hora de comer absolutamente desguazada y con agujetas por todo el cuerpo, pero me armé de valor y volví a subir, llegando al recinto sobre las 6 de la tarde. Después de saludar a todos los que pude, volví a ir al Paraíso con Ieltxu, a la espera de la llegada de Dio. Mientras tanto merendamos algo y pudimos ver a Michael Schenker en un lamentable estado físico, y como ya dije a algunos, ese hombre parece un clon de Mickey Rourke.

Nos dirigimos a la carpa de camerinos y una vez allí ocupamos los sofás mientras la gente de nuestro alrededor se mostraba cada vez más frenética. No era para menos, fijándome un poco pude darme cuenta de que entraba Paul Stanley, con un look muy parecido al que llevaba en el video «Lick It Up«, solo que con más operaciones. Como le ví muy distendido paseando por allí, intenté acercarme a él, pero uno de los de seguridad casi me come. Decidimos hacer como que no les conocíamos, era lo más adecuado. Unos minutos después entraba Gene Simmons, por Tutatis qué feo es, como un enorme sapo. Se puso delante nuestro a mirar las pantallas donde emitían los conciertos hasta que uno de los jefes de Last Tour nos dijo que nos cambiáramos de sitio, los señoritos querían sentarse en los sofás.

Acto seguido, por fin, llegó Dio. ¡¡Qué nervios!! Conseguí acercarme a él y contarle lo mucho que nos había gustado su aparición en la película «The Pick of Destiny«. Hasta le canté un trocito de la canción. El hombre, muy majo, me dijo que era muy amigo de Jack Black y que se lo había pasado muy bien participando en su película.

maiden dio

Llegaron también los miembros de Blind Guardian. Uno de los guitarristas llegó con su mujer e hijos, todos clónicos. Me recordaban a los hermanos Dalton. El vocalista, Hansi, se hizo también unas fotos con nosotros:

maiden blind

En fin, aquella tarde fue un momentazo contínuo. Ahí sentados tranquilamente tomando algo junto a toda esa gente fue muy especial, me quedo con un gran recuerdo.

Esa noche bajamos Sebas y yo a probar la oferta especial de la cervecera de Kobetas: Medio pollo asado, patatas y una cerveza por 8 euros, todo ello en un sitio organizado, tranquilo y con baños limpios. Después, a ver a los Kiss. Tengo que decir que no me gustó demasiado (lo siento por los acérrimos de la banda), aun sabiendo que ese grupo es un espectáculo en sí para mí fue eso: espectáculo. Música, poca. Igual es que estaba ya bastante cansada, o que me quedé muy atrás, el caso es que quitando determinados momentos me dejó bastante fría.

Para finalizar el día, vuelta a la carpa sin poder ver a Saxon (snif). Mi compañero Ieltxu desertó enseguida y me quedé ahí con todo el tinglado hasta las 7 de la mañana que mandaron quitar la música y los metaleros que quedábamos -bastantes a pesar de la hora y el cansancio- comenzamos el descenso del monte. Algunos acabamos en cierto bar de Basurto desayunando cubatas, pero como dijo Michael Ende, eso es otra historia y será contada en otra ocasión…

Os dejo, para finalizar, unas fotos:

El festival desde arriba:

campa

carpa

carpa izquierda

escenario

txoznas

Uno de los componentes de Apocalyptica llegando del concierto:

violonchelo apocalyptica

Unos cuantos del megagrupo:

Etiquetado con: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Publicado en Blog, Concierto, Heavy-Metal, Power-Metal, Rock-Duro

Deja un comentario